Portada » Proyecto de ley que sistematiza los delitos económicos
Columna de Opinión Transformación Digital

Proyecto de ley que sistematiza los delitos económicos

Una columna de opinión de Gerardo Schudeck, CEO LATAM de la startup chilena Ceptinel y académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI.

El pasado 15 de mayo, el Congreso aprobó el Proyecto de Ley que Sistematiza los Delitos Económicos y Atentados contra el Medio Ambiente, un aspecto que cobra progresivo interés en el marco del cambio climático y los diversos proyectos que son cuestionados en su aspecto de cuidado y respeto del medioambiente.

Mientras los legislativos verifican el cumplimiento de las regulaciones ambientales y otros velan por el desarrollo económico e innovador de diversas regiones y sectores de la industria; quienes trabajamos en las tecnologías, nos ocupamos de aplicar las TIC´s para la detección de alertas asociadas a corrupción y fraude.

En noviembre de 2021, de un total de 1.119 causas por fraude al Fisco, 260 presentaban denuncias en un universo de 345 municipalidades del país. Entre los delitos investigados se pueden encontrar: fraude al fisco, malversación de caudales públicos, cohecho, negociación incompatible y tráfico de influencias. Indicadores vergonzosos pero ciertos. En cuanto existe una ley, existen interesados en infringirla a cualquier costo, incluso reputacional o penal.

Proyecto de Ley que Sistematiza los Delitos Económicos y Atentados contra el Medio Ambiente innova en una serie de materias, entre las que destaca la sistematización de los delitos vinculados a la actividad empresarial bajo cuatro grandes categorías de delitos que corresponden a los denominados “Delitos Económicos”: la creación de nuevos delitos como son los denominado “Atentados contra el medio ambiente”, que crea la figura de la explotación laboral de los trabajadores; la inclusión de nuevos delitos asociados a lavado de activos; el establecimiento de nuevas penas y sanciones, así como el fortalecimiento de las ya existentes, buscando que las penas privativas de libertad se cumplan efectivamente; y el aumento exponencial de delitos base por los cuales las personas jurídicas pueden ser penalmente responsables.

El Proyecto agrega una serie de nuevos requisitos tales como la existencia de canales seguros de denuncia, la capacitación de los colaboradores; y la realización de evaluaciones periódicas por terceros independientes.

A mi parecer, el gran desafío de este proyecto, que esperamos se convierta en ley, es cómo las organizaciones y los responsables dentro de ellas (directores y alta administración) se van a hacer cargo de su implementación. Si bien la existencia de políticas y procedimientos, marcos de gestión de riesgos y control interno, capacitaciones e inducciones permanentes a los colaboradores son fundamentales y necesarias, no alcanzan para cubrir las variables internas y externas a las cuales están expuestas las empresas hoy en día.

Es en este punto donde la tecnología debe ser capaz de apoyar y necesariamente “anticiparse” a las situaciones anómalas que pueden llevar a las distintas organizaciones e industrias a verse envueltas en algunas de las tipologías que son consideradas de hoy en adelante “delitos económicos”.